“¿Qué no es biográfico?” pregunta Luz Pearson. La autora parece haber hecho un pacto con la incomodidad de la literatura y, a partir de ahí, haberla superado. La obra de Pearson -tanto la que florece esta semana, BITNUS, como su TARDIS o diccionario poético de las bellas palabras)- no es degenerada, sino todo lo contrario: es el género en su estadío superior, el género hablando del género y suspendiendo sus reglas para señalarse, apuntarse y dejar entonces que la palabra cobre valor. Ambos libros están pensados para adaptarse a las nuevas formas de lectura: pueden leerse en un viaje de tren o subte, y de esta manera se refleja también la forma en la que los sujetos se mueven y se conectan hoy en día, tanto en el plano analógico como en el digital.

por Lucía Cholakian Herrera, Catalina Copello y Lucas Canale

para Mundo con libros.

::LEER NOTA COMPLETA::